Todo lo que hay que saber sobre el golpe de estado en bolivia

Tras golpe de Estado en Bolivia, La Paz amaneció destruida

El golpe de Estado en Bolivia obligó al expresidente Evo Morales a abandonar el cargo. Después de 13 años, nueve meses y 18 días, el gobierno oficial boliviano ha sido derrocado. Consecuentemente, durante las últimas horas se han desarrollado múltiples crímenes, saqueos y diversas otras situaciones de violencia. Este lunes, La Paz amaneció destruida. Veamos, a continuación, algunos detalles.

Golpe de Estado en Bolivia: ¿qué está pasando?


Fuerzas Armadas de Bolivia «sugiriendo» al presidente, Evo Morales, renunciar.

Bolivia atraviesa una profunda crisis sociopolítica, marcada por una escalada de violencia y tensión, producto de un golpe de Estado. El pasado 10 de noviembre, el ahora expresidente Evo Morales y el exvicepresidente, Álvaro García Linera, fueron obligados a renunciar. A ello le siguió una serie de dimisiones inmediatas dentro del gobierno.

Unas pocas horas antes, Evo Morales había convocado a nuevas elecciones nacionales, tal como lo había sugerido la OEA. No obstante, la propuesta fue rechazada por su rival en las elecciones, Carlos Mesa, que llamó a los grupos opositores a seguir movilizándose en las calles hasta que se realicen elecciones sin la participación de Evo Morales ni García Linera.

Desde la OEA, mientras tanto, se rechazó toda «salida inconstitucional» a la crisis en Bolivia. En este sentido, el Secretario General de la organización, el diplomático uruguayo Luis Almagro, señaló que «rechaza cualquier salida inconstitucional a la situación».

El pasado domingo (10/11), en tanto, Luis Fernando Camacho ingresó por la fuerza al Palacio de Gobierno. Allí dejó una carta destinada al Poder Ejecutivo, junto con una bandera de Bolivia y una Biblia. En tal instancia, además, se removió la bandera wiphala de los pueblos originarios andinos. Un manifiesto colonialista, racista y xenofóbico.

Racista, xenofóbico y fanático religioso vinculado a los Panama Papers: Quién es Luis Fernando Camacho, primer rostro golpista

José Luis Camacho, protagonista del golpe de Estado en Bolivia.

Luis Fernando Camacho, «el Bolsonaro boliviano», protagonista del golpe de Estado en Bolivia.

Según su propio perfil en la red social Twitter, Luis Fernando Camacho se define a sí mismo como «presidente del Comité pro Santa Cruz, abogado y padre de tres hijos» que dice luchar «no con armas sino con Fe». Sin embargo, tal como recoge el medio RT, Camacho es la cara visible del golpe de Estado en Bolivia.

Este domingo, Camacho —quien se hace llamar «el macho»— entró al Palacio de Gobierno, se arrodilló en el piso y, sobre una bandera de Bolivia, rezó con una Biblia en la mano. Luis Fernando Camacho, ya referido como «el Bolsonaro boliviano», es el líder de la organización más grande de la zona más rica de Bolivia.

Además, es parte de una de las dos grandes logias de la zona (Los Caballeros del Oriente) y, junto a su familia, forma parte del Grupo Empresarial de Inversiones Nacional Vida S. A., compañías vinculadas a los seguros, el gas y los servicios. Tiene 40 años y es abogado de la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra. Además, hizo una maestría en Derecho Financiero y Tributario en la Universidad de Barcelona.

A mediados de 2019, trascendió a la prensa local que Camacho estaría vinculado a los Panama Papers. Mediante la creación de tres sociedades (Medis Overseas Corp., Navi International Holding y Positive Real Estates) habría operado como intermediario para «coadyuvar a personas y empresas a esconder sus fortunas en entidades offshore, lavar dinero y establecer esquemas de evasión de impuestos». De esta manera lo recoge el informe elaborado por la comisión legislativa que investigó el tema. Este fue presentado en septiembre de 2017. En tal ocasión, Camacho dijo que buscaban amedrentarlo: «Yo no me voy a callar, voy a seguir manteniendo el discurso», señaló.

La Paz amaneció destruida producto del golpe de Estado en Bolivia

Diversos medios locales reportaron que, tras el golpe de Estado en Bolivia, se registraron al menos 33 autobuses PumaKatari quemados, además de decenas de viviendas, entre las que se encuentran las de una periodista del medio TVU y la del rector de la UMSA y dirigente del Conade, Waldo Albarracín. Adicionalmente, hubo saqueos y ataques a negocios y estaciones policiales. Varias calles amanecieron con barricadas de protección levantadas por vecinos. Y, de momento, no hay servicio de Mi Teleférico.

Según reporta La Razón Digital, las calles de varias zonas de la ciudad de La Paz amanecieron en caos absoluto. Además, múltiples grupos organizados cometieron saqueos e incendiaron inmuebles en ausencia de una Policía que demoró el actuar.

Aunque muchos medios no han hecho pública la información, los hechos de estos grupos fueron transmitidos en redes sociales. También se organizaron piquetes y barricadas de contención, cuyos rastros aún quedan en las calles, dificultando el tráfico vehicular.

El expresidente uruguayo, José «Pepe» Mujica, llama a optar por la paz y a priorizar la toma de decisiones pacíficas, evitando el uso de la violencia.

Hasta las 07:30 am, la circulación de vehículos privados y del transporte público fue extremadamente reducida. Y el servicio por cable de la empresa Mi Teleférico, en tanto, fue suspendido. Por seguridad, numerosos establecimientos educativos tomaron la misma decisión. Con la forzosa renuncia de Evo Morales, tras el golpe de Estado en Bolivia, el mandatario indígena buscó evitar que continúe la violencia en el país, algo que aún no se ha conseguido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *