Piñera dice que, salvo Chile y Perú, los países latinoamericanos están estancados

Piñera dice que, salvo Chile y Perú, los países latinoamericanos están estancados

El presidente chileno, Sebastián Piñera, dijo que salvo Chile y Perú, los países latinoamericanos están estancados. Además, el mandatario se refirió al aumento del desempleo en el país, atribuyéndolo a los niveles de inmigración. Veamos, a continuación, algunos detalles.

Piñera: «salvo Chile y Perú, los países latinoamericanos están estancados»

Sebastián Piñera, máximo mandatario chileno, este martes ajustó la proyección de su país en torno al 3 %. Conjuntamente, señaló que, salvó Chile y Perú, los demás países de América Latina están estancados. En este sentido, el presidente detalló al medio local Chilevisión:

«Este año vamos a crecer en torno al 3 %, es decir, mucho más que el Gobierno anterior, por dar un punto de referencia, pero si lo comparamos con el resto de América Latina, Argentina está en recesión y Brasil, México y Colombia prácticamente estancados».

Adicionalmente, el presidente recalcó «que los únicos dos países que van a crecer en la región son Perú y Chile». Al respecto, señaló:

«Por supuesto que no estoy contento con lo que hay. Yo querría que (Chile) creciera el doble, que creara mucho más empleo y en eso trabajamos todos los días. Le estoy contando que el escenario mundial se puso muy difícil y no solamente para Chile».

Aumento de inmigrantes en Chile

En este contexto, el jefe de Estado aseguró que el aumento del desempleo en el país suramericano de 18 millones de habitantes se debe a los altos niveles de inmigración. Piñera sostuvo que entre los últimos cuatro a cinco años, producto de la inmigración, la fuerza de trabajo aumentó en un millón de personas.

«¿Qué significa eso? Que la exigencia de crear empleos es mucho mayor que la que teníamos antes», enfatizó. El Gobierno chileno había ajustado el pasado 9 de julio a la baja su proyección de crecimiento del producto interior bruto (PIB) para este año situándolo en un 3,2 %, aunque conservando el rango de entre el 3 % y el 3,5 % planteado el pasado marzo.

En la oportunidad, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, afirmó que «tenemos un sesgo a la baja respecto del punto medio (del rango), por eso el 3,2 %». No obstante, en la misma fecha, los expertos y agentes del mercado se distanciaron de la proyección del Ejecutivo y apostaron a un aumento del 2,8 %, en el sexto recorte de sus propias expectativas para el año en curso.