ONU denuncia que 600 indígenas tuvieron que huir de los combates en Colombia

Según ha señalado la sección colombiana de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), hasta 600 personas han tenido que huir de sus comunidades en las tierras de los pueblos originarios del norte de Colombia debido a los combates entre el Ejército e individuos armados no identificados. A continuación, los detalles.

ONU denuncia que 600 indígenas tuvieron que huir de combates en Colombia

De acuerdo a lo recogido por el medio Europa Press, al menos 143 familias y 589 personas fueron afectadas. Estas pertenecen a los pueblos originarios, cuatro comunidades indígenas y campesinas. Las mismas tuvieron que desplazarse hacia el centro poblado de la comunidad de Simbra, perteneciente al Resguardo indígena Embera Katío del Alto Sinú, en el departamento colombiano de Córdoba, al norte de Colombia.

Del total, 27 familias fueron las más afectadas. Ello debido a «su cercanía al lugar donde se registraron combates entre las Fuerzas Militares y un grupo armado organizado (GAO) no identificado», según reporta la Organización de las Naciones Unidas.

En tanto, las 116 familias restantes también se desplazaron a la misma reserva indígena «por el temor a las hostilidades registradas en la zona». De las 27 familias, se sabe que 13 son indígenas y 14 son campesinas.

El comunicado de OCHA señala que «las personas desplazadas se alojan en viviendas de la comunidad indígena Simbra. No obstante, hay carencia de espacios para alojar al total de familias desplazadas».

Se están violando los derechos humanos

Conjuntamente, el comunicado enumera que estas víctimas necesitan alimentos, agua potable, saneamiento e higiene. Desde OCHA se advierte que «no se cuenta con agua potable para el consumo ni para las otras labores. Los habitantes de las comunidades afectadas obtienen el agua de un pozo estancado donde también se encuentran animales».

Sobre refugios, se están construyendo cambuches, viviendas improvisadas con palos y plásticos. Adicionalmente, se destaca que hay deficiencias a nivel de salud, tanto física como emocional.

Durante las operaciones militares, una escuela de la vereda Chocó resultó dañada por el fuerte viento causado por el paso de un helicóptero militar. Además, la OCHA sostiene que «fuentes primarias» han denunciado «violación a los derechos humanos de población civil, incluso menores de edad en la zona».