México: Colocan subibajas en el muro fronterizo para enviar mensaje a Trump

México: Colocan subibajas en el muro fronterizo para enviar mensaje a Trump

Este martes, en el límite entre México y EE. UU., se colocaron subibajas en el muro fronterizo para que niñas, niños y mayores de edad jueguen desde un lado y el otro. De acuerdo a quienes llevaron adelante esta iniciativa, con ella no solo se buscó la «alegría, emoción y unión en el muro fronterizo», sino también enviar un mensaje a Trump: «las acciones en un lado de la frontera, tienen consecuencias directas en el otro». Veamos algunos detalles.

Subibajas en el muro fronterizo

Aunque no se ofrecen cifras reales sobre la cantidad de detenciones, abusos de todo tipo, desapariciones y asesinatos (incluyendo a seis menores de edad en lo que va de 2019) en el paso fronterizo hacia EE. UU., las continuas e inhumanas políticas que Donald Trump lleva adelante contra las personas latinoamericanas y contra los movimientos migratorios forzados, también ha generado múltiples fricciones con el Gobierno mexicano. 

Asimismo, en medio de las tensiones, la desesperación de las familias migrantes y la violenta represión policial de los gobiernos, una iniciativa que pretende concientizar sobre esta realidad se ha vuelto viral en las redes. En el punto de encuentro entre Nuevo México (Estados Unidos) y Ciudad Juárez, Chihuahua (México), se colocaron subibajas. Con estos, niñas, niños, adolescentes y mayores de edad juegan desde ambos lados del muro.

Los subibajas en la frontera entre EE. UU. y México fueron colocados por el arquitecto Ronald Rael (a quien el medio Russia Today entrevista en el video anexado) y la arquitecta Virginia San Fratello, quienes además dan clase en la Universidad de California y la Universidad Estatal de San José, respectivamente. Y, según han narrado a los medios, tuvieron esta idea hace ya varios años. Ahora, con la situación del presente, finalmente los instalaron.

«Las acciones en un lado de la frontera tienen consecuencias directas en el otro»

En diálogo con el medio CNN, Rael señaló que los subibajas buscan «contar las historias de los desafíos humanos, culturales y ambientales que presenta la construcción del muro». Además, agregó:

«La idea del sube y baja sugiere que la frontera es un punto de apoyo literal para las relaciones entre EE. UU. y México, y que la construcción de muros corta esas relaciones. Los dibujos y modelos originales ahora en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y el Museo de Arte Moderno de San Francisco contaron una historia de balances comerciales y laborales, y cómo las acciones en un lado de la frontera tienen consecuencias directas en el otro (…).

El sube y baja demuestra cómo esas relaciones inmediatas entre las personas pueden crear un ambiente donde la felicidad y el juego también son aspectos importantes de la vida en la frontera y que nuestras relaciones con nuestros vecinos pueden extender las relaciones políticas pasadas, pero también las relaciones humanas».