Penalizar acoso sexual callejero

Congreso aprueba ley para penalizar el acoso sexual callejero en Chile

En Chile, pero con reperuciones para toda Latinoamérica, el congreso aprueba una ley para penalizar el acoso sexual callejero. Como en muchas otras partes del mundo, las víctimas de esta forma de violencia son casi exclusivamente mujeres. Y las cifras son sumamente elevadas: en el país del Pacífico, el 87 % de las mujeres han sufrido estas experiencias.

Ahora, el acto será castigado con penas que van desde las multas económicas hasta los cinco años de cárcel. Por estas razones, la ley representa un significativo avance en la lucha por los derechos humanos y el desarrollo social, no solo en Chile, sino en toda América Latina.

Congreso chileno aprueba ley para penalizar acoso sexual callejero

Este miércoles, en la Cámara de Diputados chilena, el congreso aprobó por unanimidad el proyecto de ley que modifica el Código Penal y penaliza el acoso sexual en espacios públicos o de libre acceso. La norma, que ahora pasa a la Presidencia para su promulgación, tipifica el acoso sexual callejero, incluyendo la filmación o registro gráfico de partes íntimas del cuerpo «con fines de significación sexual» y sin consentimiento de la persona fotografiada o grabada.

El acoso sexual callejero es una práctica habitual y muy extendida tanto en Chile como en toda América Latina. Es una forma de violencia que se desarrolla en forma cotidiana, pero que tiene consecuencias psicológicas negativas en sus víctimas.

Estas, mujeres prácticamente en su totalidad, las han descrito como miedo, inseguridad, rabia, asco y dolor. Constituye un problema muy grande y urgente porque es masivo, afectando especialmente a las más jóvenes.

De acuerdo al Observatorio Contra el Acoso Chile (Ocac), entre los impulsores de la norma, el 87 % de las mujeres ha vivido experiencias de acoso callejero durante su niñez, adolescencia o juventud. Por estas razones, la ley, además de ser tan urgente y necesaria, representa un gran avance en términos de desarrollo social y humano y, por las mismas razones, se aprobó con unanimidad.

Penalizar el acoso sexual callejero: una herramienta para educar y prevenir

5 años duró este gran paso. 5 años de trabajo duro, visibilización y cambio cultural. Nos dijeron que estábamos locas,…

Posted by Observatorio Contra el Acoso Chile on Wednesday, April 3, 2019

Isabel Plá, ministra de la Mujer y la Equidad de Género de Chile, destacó la aprobación de la ley. Esta define, tipifica faltas, incorpora delitos y ayuda a educar y prevenir este tipo de crimen. En este sentido, Plá especificó:

«Quien se permita tocar el cuerpo de una persona, quien se permita expresiones de connotación sexual, quien se permita abuso sexual por sorpresa o tomar fotografías de espacios del cuerpo en lugares públicos arriesga sanciones que van desde 50 000 pesos (unos 75 dólares) hasta penas de cárcel que tienen hasta cinco años de prisión».

El proyecto, a la que el Gobierno le puso urgencia, sancionará tres conductas:

  1. Captación y/o difusión de imágenes de los genitales de otra persona en un lugar público y sin su consentimiento.
  1. El abuso sexual contra mayores de 14 años y se realice por sorpresa.
  1. Penalización al acoso sexual en lugares públicos o de libre acceso al público sin el consentimiento de la víctima y que puedan provocar una situación intimidatoria hostil o humillante contra la víctima.

Conjuntamente, se establecieron penas de prisión en su grado mínimo a máximo, que van desde los 61 días a los 5 años de prisión y multas desde las 5 a 30 UTM ($ 241 765 a $ 1 450 590 o USD 365 a USD 2175 ), dependiendo el grado del delito. Se puede acceder y descargar el proyecto actual aquí, en este enlace.

El despertar de los feminismos en América Latina (o la urgencia de un basta)

Irrefutablemente, esta ley es, en amplia medida, el producto de las luchas feministas latinoamericanas. Y evidencia el hecho de que Chile también ha vivido el despertar de los movimientos feministas durante los últimos años, acompañando la línea en la región, donde las organizaciones de mujeres que luchan contra el machismo y la configuración patriarcal de los espacios políticos (tanto públicos como privados) han logrado visibilizar formas y situaciones de violencia, abuso, dominación, desigualdad y menosprecio que, sobre esta región del mundo, no eran visibles una década atrás.

De este modo, proclamas masivas como «Ni una menos», «No es no», «Vivas nos queremos», «#Metoo» o «Mirá cómo nos ponemos», por ejemplo, ha motivado a las mujeres latinoamericanas a lanzarse a las calles para denunciar la violencia que viven a diario y defender los derechos de más del 50 % de la población. Algo que, hasta entonces, parecía reservado únicamente a espacios académicos e intelectuales o unas pequeñas minorías en algunas manifestaciones.

Más de 280 femicidios en lo que va de 2019

Junto con la violación, el femicidio constituye la máxima expresión de la violencia contra la mujer producto del machismo. Y, en este sentido, la tipificación del femicidio fue otro importante avance.

Después de que Costa Rica y Venezuela se convirtieran en los primeros países de la región en tipificar el femicidio como una forma de asesinato con distinto motivo que del homicidio, la legislación chilena lo tipificó a fines de 2010. Y fue en respuesta a los numerosos asesinatos cometidos contra mujeres, en su mayoría por parejas o exparejas hombres. En todos los casos, el causal partió de una configuración machista.

A la fecha, en lo que va de 2019, hubo más de 280 feminicidios en América Latina. El acoso sexual callejero, así como los micromachismos y las formas de violencia contra la mujer que pasan desapercibidas, entre otras razones, porque no son castigadas por la ley, son las principales fuerzas que alientan el asesinato de las mujeres por su propia naturaleza. Por todas estas razones, penalizar el acoso sexual callejero es una urgencia para América Latina.