Bolsonaro no logra reemplazar a médicos cubanos

Con 28 millones de pacientes afectados, Bolsonaro no logra reemplazar a médicos cubanos

Con 28 millones de pacientes afectados, Bolsonaro no logra reemplazar a médicos cubanos. Desde que el presidente brasileño eliminó el plan Más médicos, la salud pública del país ha entrado en una crisis gradual marcada por el hacinamiento, la falta de personal y de atención médica. Los sectores más perjudicados por esta situación son los más vulnerados: poblaciones de las regiones más remotas, pobres e indígenas. Incluyendo 37 000 niñas y niños en riesgo de muerte. Los detalles, a continuación.

28 millones de pacientes afectados sin lograr acceder a salud pública

Jair Bolsonaro viola los derechos humanos según Amnistía Internacional

De acuerdo a lo referido en este reciente informe de The New York Times, mientras Bolsonaro no logra reemplazar a médicos cubanos, al menos 28 millones de pacientes se encuentran afectados y no logran acceder a los servicios de la salud pública. Entre estos, al menos 37 000 menores de edad con riesgo de muerte, según las cifras consignadas por la Confederación Nacional de Municipios de Brasil.

Se trata del primer reporte del la organización desde que, en febrero, Jair Bolsonaro ordenó remover el personal médico procedente de Cuba del plan Mais médicos, es decir más de 8500 especialistas de la salud. Este programa, lanzado el 8 de julio de 2013 por el Gobierno de Dilma Rousseff, tuvo el cometido de suplir la ausencia de médicos en los municipios del interior del país y en las periferias de las grandes ciudades brasileñas, en pueblos y pequeñas localidades indígenas.

Tras poner fin al acuerdo con La Habana, Bolsonaro argumentó haber tomado la decisión porque «los profesionales trabajaban bajo condiciones de esclavitud (en Brasil) y que la mayor parte de sus salarios era retenida por el Gobierno cubano». Al cesar la colaboración, dijo: «Los médicos cubanos están prácticamente sometidos a una situación de esclavitud. ¿Usted se imagina que le confiscaran el 70% de su salario?»

La abrupta partida de 8517 doctores cubanos, sin embargo, representó uno de los primeros desafíos en sus seis meses de mandato. Además, ha puesto a prueba sus capacidades para cumplir una de sus promesas más inmediatas desde la asunción: sustituir rápidamente al personal médico cubano.

Bolsonaro no logra reemplazar a médicos cubanos

En noviembre de 2018, tratando el tema antes de asumir, Bolsonaro dijo: «estamos graduando alrededor de 20 000 doctores al año, estoy seguro. Y la tendencia es a incrementar ese número (…) Podemos resolver esa situación con estos doctores».

Sin embargo, pese a los esfuerzos del Gobierno brasileño para reemplazar a los doctores cubanos, 3847 posiciones en el sector público, de alrededor de 3000 municipios, siguen desocupadas desde abril.

Ligia Bahia, profesora en la Universidad Federal de Río de Janeiro, señaló al NY Times:

«En varios estados, las clínicas de salud y sus pacientes no tienen médicos (…) Es un retroceso. Impide diagnósticos tempranos, así como el monitoreo de niños, embarazos y la continuación de tratamientos que ya estaban en desarrollo».

El acceso a la atención médica gratuita en Brasil es un derecho consagrado por ley. La creación del programa Mais Médicos tuvo, precisamente, el fin de asegurar ese derecho. Mediante la red de clínicas gratuitas, el programa permitió que sesenta millones de brasileños sean atendidos por un médico familiar en sus comunidades, por primera vez en la historia.

En los primeros cuatro años del programa, el porcentaje de brasileños recibiendo atención primaria pasó del 59,6 al 70 %, según informa Organización Panamericana de la Salud (OPS). El retiro de médicos cubanos está revirtiendo esa tendencia y las consecuencias serían especialmente graves para los menores de 5 años. Ello implicaría un aumento en las muertes infantiles, que alcanzaría la cifra de 37 000, advirtió Gabriel Vivas, funcionario de la OPS.