Aumenta pobreza en Argentina

Argentina sumó casi 2 millones de nuevas personas en situación de pobreza, según UCA

El país, según el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina, sumó casi 2 millones de nuevas personas en situación de pobreza durante el 2018. La pobreza multidimensional aumentó 4,7 % y, según se refiere, está directamente vinculado con la recesión económica y la inflación. Todos los detalles a continuación.

Aumenta la pobreza multidimensional en Argentina

Según refleja el último informe, Enfoque de Pobreza Multidimensional basado en derechos, elaborado por el Observatorio de la Deuda Social, en Argentina hay más 1,9 millones de nuevas personas en situación de pobreza. La pobreza multidimensional urbana pasó de representar el 26,6 % al 31,3 % de la población entre 2017 y 2018. Asimismo, conjuntamente se redujo la cantidad de hogares sin acceso a cloacas, bajo contaminación o con vivienda precaria.

Este informe, desarrollado por el Observatorio de la Deuda Social de UCA, mide carencias no monetarias, es decir alimentación, salud, servicios básicos, vivienda digna, medioambiente, educación, empleo y seguridad social, relacionándolas con los ingresos. El concepto de pobres multidimensionales, por su parte, representa a aquellas personas que se encuentran bajo la línea de pobreza por no cubrir la Canasta Básica Total (CBT). Además, estas personas no tienen acceso a al menos uno de los derechos enunciados arriba..

De acuerdo a las cifras del informe, se estimó que hay más de 1 903 500 pobres multidimensionales nuevos. En un año, la cifra pasó de 10 773 000 a 12 676 500 en todas zona urbana del país.

Se trata del registro de pobreza más alto desde 2010, cuando empezó a elaborarse este índice. El mismo conforma una innovación metodológica que combina su medición de pobreza por ingresos con un análisis. Este último, basado en las carencias de derechos.

La carencia de derechos, a su vez, incluye las seis dimensiones referidas anteriormente. Estas son alimentación y salud, servicios básicos, vivienda digna, medioambiente, accesos educativos y empleo y seguridad social.

Pobreza estructural y algunos avances

El informe también incluye una medición denominada «pobreza estructural». Esta también cruza los indicadores de pobreza con ingresos, pero con aquellas personas u hogares que tienen tres carencias o más de derechos sobre la base de las dimensiones referidas. De acuerdo al informe, este indicador pasó de 16,7 % en 2017 a 18,6 % en 2018. Esto significa que surgieron 769 500 pobres estructurales nuevos en un año y que hoy son 7,5 millones. Y este avance en la pobreza estructural equivale a los niveles registrados en 2016.

Al observar la cantidad de hogares, la pobreza multidimensional creció de 18,5 % a 23 % en un año. Mientras tanto, la pobreza estructural pasó de 12,1 % a 14,1 %. Asimismo, el informe también reflejó algunos avances vinculados a infraestructura y problemas de fondo.

En este sentido, la tasa de los hogares con carencias en servicios públicos cayó de 32,8 % a 30 % pese a la crisis. En vivienda digna, se pasó de 21,4 % a 21,1 %. En términos medioambientales, de 21,1 % a 19 % y de 32,3 % a 31,9 % en accesos educativos.

No obstante, las dimensiones vinculadas a ingresos o al mercado laboral se llevaron lo peor de la crisis. La tasa de hogares con carencias en alimentación y salud subió de 21,6 % a 22,8 % y la de empleo y seguridad social, de 29,2 % a 30,2 %.

En Argentina faltan «políticas efectivas de desarrollo económico, social y humano»

Al respecto, Agustín Salvia, director del equipo de investigación, señaló:

«Buena parte del crecimiento de la pobreza multidimensional y de la pobreza estructural se debió fundamentalmente al aumento de la pobreza por ingresos (…) quizá muchas personas tenían problemas de carencias multidimensionales estructurales, pero ahora sumó la incapacidad monetaria en temas de consumo para cubrir la canasta básica total.

La falta de un trabajo formal y el aumento del desempleo de larga duración explican también el aumento de la pobreza estructural, la cual está afectada por múltiples carencias, además de los ingresos (…) este segmento de la sociedad —casi el 20 % de la población que está sumergida en la exclusión y la marginalidad— parece sobrar para este tipo de modelo económico. Solo se los atiende con asistencia monetaria, pero no con políticas efectivas de desarrollo económico, social y humano. Todavía esas políticas están ausentes del debate político».

El informe completo, con todas las metodologías y equipos de especialistas involucrados, se puede consultar aquí.