Argentina-Cambiemos-propone-quitarle-planes-sociales-a-quienes-hagan-piquetes

Argentina: Cambiemos propone quitarle planes sociales a quienes hagan piquetes

En Argentina, ayer presentaron proyecto para quitarle los planes sociales a quienes hagan piquetes. Impulsado desde el sector Cambiemos, el proyecto también busca quitar la persona jurídica a organizaciones que no respeten espacios públicos. La propuesta se hizo, justamente, mientras se desarrollaban diversas protestas en las calles e instaló la polémica.

Castello propone quitarle los planes sociales a quienes hagan piquetes

En la tarde del miércoles, el diputado Guillermo Castello, del sector Cambiemos; realizó una propuesta que ha generado fuertes polémicas. En medio de un día en el que la capital tuvo varios cortes y manifestaciones, la propuesta tomó notoriedad rápidamente. Para Castello, las protestas «deben ser pacíficas» y «deben respetar los espacios públicos».

Por eso propuso un proyecto capaz de quitarle los planes sociales a quienes hagan piquetes. Lo mismo con el carácter de persona jurídica a las organizaciones que no respeten los espacios públicos. Además, la medida también haría que, a futuro, quienes hagan piquetes no puedan acceder a dichos planes.

Según reporta el medio argentino TN, en la propuesta, el legislador de Cambiemos señala:

«(…) toda prestación económica que reciba por parte del Estado el autor de delitos o contravenciones cometidas en ocasión de manifestaciones públicas sea suspendida».

Como decíamos, la propuesta se publicó justo en el momento en que diferentes movimientos sociales estaban protestando en las calles. Además, el legislador de Mar del Plata dijo:

«(…) el derecho a la protesta debe ser pacífica y debe terminar cuando comienza el derecho de los ciudadanos a transitar libremente (…). Las personas jurídicas que reinciden en actos como los señalados serán pasibles de las sanciones de apercibimiento, multa o retiro de la personería jurídica».

Castello: «los argentinos somos rehenes de los piqueteros»

Asimismo, entre otros aspectos, el proyecto también admitió el supuesto de que se revierta la suspensión. Esto «si la persona involucrada indemniza a las víctimas y repara los daños causados u ofrece garantía suficiente a satisfacción de las víctimas».

A lo que Castello agregó:

«(…) El Estado, en sus diferentes niveles, destina una parte sustancial de su presupuesto a ayuda social con el propósito de contener múltiples vulnerabilidades de distintos orígenes; pero cortar calles y rutas, por más que se haya naturalizado durante el kirchnerismo bajo la consigna de que no debe criminalizarse la protesta social, es un delito».

Finalmente, Castello añadió que «los argentinos somos rehenes de los piqueteros» y que «se han adueñado del espacio público». También lamentó que:

«(…) en los últimos años, muchas de las organizaciones sociales se politizaron al extremo y se transformaron en fuerzas políticas en sí mismas, convirtiendo su principal actividad en organizar protestas y manifestaciones de manera constante y sistemática, acudiendo casi siempre al corte total o parcial de calles, avenidas y rutas en todo el país».

Un reciente relevamiento desarrollado por la consultora Diagnóstico Político informó que en 2018 hubo 5857 piquetes en toda la Argentina. Esto representa un promedio de 16 piquetes por día, uno cada hora y media. El estudio estableció que Buenos Aires es la provincia con más manifestaciones de este tipo. La capital alcanza los 1269 piquetes en el último año, uno cada siete horas.

Este es un nuevo capítulo en el debate de la criminalización de la protesta social y la complejidad a la que nos enfrenta la disyuntiva a la que nos enfrenta el ejercicio de la libertad de asociación y la libertad de expresión en el derecho a la protesta como mecanismo de reivindicación social y su posible impacto en los derechos individuales.