6 menores de edad han muerto en instalaciones fronterizas de Estados Unidos

6 menores de edad han muerto en instalaciones fronterizas de Estados Unidos

Seis menores de edad han muerto en instalaciones fronterizas de Estados Unidos en menos de ocho meses. Miembros de diferentes sectores del Partido Demócrata exigieron investigaciones inmediatas sobre estos casos. No obstante, desde el Gobierno de Donald Trump se señaló que «no existe la obligación de informar sobre estos hechos». Además, el presidente estadounidense tuiteó que «los demócratas no quieren arreglar las fisuras en la frontera. No quieren hacer nada. ¡Fronteras abiertas y crimen!». Los detalles, a continuación.

En menos de 8 meses murieron 6 menores de edad en instalaciones de Estados Unidos

La muerte de otra niña en las instalaciones de Estados Unidos eleva a seis la cifra de menores de edad que mueren en centros «de protección oficial» y detención fronteriza estadounidense. Al más reciente caso de un niño guatemalteco, se suma ahora la de una niña de diez, también guatemalteca.

Aunque desde el Gobierno estadunidense se ha dicho que «no tienen obligación de informar sobre estos casos», la muerte de una niña salvadoreña de diez años durante el pasado mes de septiembre se ha hecho pública y llegó a diversos medios, como se recoge, por ejemplo, desde BBC News . Así, se alcanza la nefasta cifra de seis infantes muertos en ocho meses tras ser detenidos por las autoridades fronterizas.

Según reporta el medio The Guardian, la niña tenía un historial de trastornos cardíacos genéticos. De acuerdo a las autoridades estadounidenses, habría fallecido en un hospital del estado de Nebraska.

No se hizo público ni su nombre ni cualquier otro detalle acerca de cómo o cuándo realmente entró al país. En consecuencia, el Partido Demócrata exigió al Gobierno de Donald Trump una investigación urgente sobre las muertes de menores

¿Qué se sabe sobre la niña guatemalteca que murió en frontera de Estados Unidos?

El reporte de BBC señala que la niña habría entrado a Estados Unidos bajo el cuidado de una Oficina de reasentamiento de refugiados en San Antonio, Texas, supuestamente en un «estado médico frágil». Esto habría ocurrido el 4 de marzo de 2018, según un comunicado de Mark Weber, portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

Tras un procedimiento quirúrgico (del que no se dieron especificaciones) «surgieron complicaciones», dijo el portavoz. Consecuentemente, la niña habría entrado en estado de coma. Asimismo, Weber dijo que la niña salió del hospital en mayo y fue enviada a un centro de enfermería de instalaciones fronterizas estadounidenses en Phoenix, Arizona. Allí recibiría cuidados paliativos.

El 26 de septiembre de 2018, fue nuevamente trasladada a otra instalación. Esta vez a un centro de enfermería en Omaha, Nebraska, donde estaría «más cerca de su familia», comunicó el portavoz. Tres días después, murió en las instalaciones fronterizas debido a «fiebre y dificultades respiratorias». El portavoz recordó que «los funcionarios no están obligados a hacer públicos los fallecimientos».

Sobre el hecho, Joaquín Castro, congresista demócrata de Texas, señaló a CBS News: «Es indignante que otro niño haya muerto bajo la custodia del gobierno y que el Gobierno de Trump no se lo haya dicho a nadie». El martes pasado, Castro dijo que en la frontera hay una «epidemia de muerte», de la cual nada se informa.

En tanto, al trascender la muerte de la niña guatemalteca, Donald Trump publicó en Twitter:

«Los demócratas no quieren arreglar las fisuras en la frontera. No quieren hacer nada. ¡Fronteras abiertas y crimen!».